Nakassi Jeanjean

De nacionalidad francesa, pasé mi infancia en Venezuela. Diplomada en pedagogía musical en Francia desde 1997, he vivido en varios países (de África y Asia), donde he tenido la oportunidad de emprender varios proyectos de diferentes envergadura reuniendo a artistas profesionales y a alumnos de diversas estructuras (escuelas, institutos, escuelas de música, festivales…).​

 

Además de mi práctica musical como guitarrista, bajista o cantante en diferentes grupos y mi curiosidad por músicas e instrumentos del mundo, una de las cosas que más me gustan es crear lazos musicales entre las personas (profesionales y aficionados, niños y adultos…) y entre diferentes lugares (escuelas, festivales, calle, salas de conciertos, centros culturales y espacios naturales).

 

Me apasionan los idiomas y las diferentes maneras de comunicarse. He descubierto en mi práctica hasta qué punto la música puede ser un apoyo para la adquisición de idiomas extranjeros ayudando la comunicación oral y la dicción, practicando lo fisiológico y emocional antes del sentido.

 

Cada momento musical crea lazos fuertes entre las personas, profesionales o aficionados de todas edades, condiciones sociales, orígenes y nos lleva poco a poco a tener más empatía y tolerancia, nociones esenciales en las relaciones humanas.

¿Recuerdan la última vez que escucharon una música que les dió ganas de bailar ? ¿o de llorar ? de reír también quizás, ¡de cantar ! una melodía que resucitó un recuerdo, un lugar, un ambiente…

 

La música aporta a todo ser humano un panel tremendo de emociones, ¡démonos oportunidades de sentirlas y compartirlas!

 

 

​He imaginado LAS NOTAS DEL COLIBRI como una manera de ofrecer la posibilidad de vivir momentos musicales intensos, de calidad, de descubrimiento, que den a cada participante confianza en sí mismo, les permita abrirse sobre el mundo para ganar autonomía, conocimiento de sí mismo, aprender y evolucionar de una manera diferente.

El colibrí nos enseña mucho :

muy pequeño, se nutre del nectar de las flores,

es capaz de volar sin desplazarse  y   marcha atrás

 

Un cuento amerindio habla de un gran incendio en la selva. Todos los animales huían, excepto el colibrí, que volaba sin cesar desde el río hasta las llamas llevando gotitas de agua en su pico. Un animal lo  paró diciéndole que estaba loco, que había que huír, que él solito no iba a apagar el fuego ! A lo que el Colibrí contestó : « hago mi parte ».

​Cultivar el escuchar entre los seres humanos para integrar /incorporar cada uno en sus diferencias y evolucionar juntos,

tal es la parte de LAS NOTAS DEL COLIBRÍ.